Noticia

30 Nov

Piel y menopausia

La menopausia se define como un proceso fisiológico caracterizado por el cese de las menstruaciones o reglas durante 12 meses consecutivos. Este periodo viene precedido por el periodo perimenopaúsico, comprendido entre el inicio de las irregularidades menstruales y la menopausia. La edad a la que suele aparecer la menopausia es en torno a los 51 años y la perimenopausia a los 47 años.

Esta fase en la vida de la mujer es el reflejo de los cambios hormonales que se dan durante la transición y posterior cese de la actividad ovárica. Las mujeres pueden presentar sintomatología característica como irregularidades menstruales, sofocos, dolores de cabeza, insomnio, aumento de peso… viéndose afectados el sistema nervioso central, la piel, el cabello, las mucosas, el peso, el metabolismo, la función sexual y los sistemas urogenital y musculoesquelético.

Durante este periodo es característica la deficiencia de estrógenos (una de las hormonas sexuales secretada por los ovarios) que provoca una seria de cambios en la piel muy dependiente de este tipo de hormona. Estos cambios orgánicos incluyen un descenso del colgando cutáneo y un envejecimiento de la piel.

Consecuencias:

  • La piel se vuelve más fina y frágil.
  • Piel más seca.
  • Piel menos elástica con el consiguiente aumento de las arrugas cutáneas.
  • Los niveles de estrógenos circulantes disminuidos producen una disminución del colágeno dérmico con una extensibilidad cutánea aumentada.
  • Las uñas crecen lentamente, se hacen frágiles y con facilidad aparecen estrías en superficie.
  • El vello en general disminuye, pudiendo llegar a la mitad de la densidad previa .
  • La duración del ciclo folicular piloso se reduce, resultando cada vez más fino y más corto y da lugar a un cierto grado de Alopecia.
  • Disminuye el contenido hídrico de la piel y también la producción de sudor.
  • Las mucosas pierden su grado de humedad ocasionando cambios especialmente en la esfera genital.

Las recomendaciones generales en esta etapa de la mujer pasan por una alimentación adecuada rica en antioxidantes, proteínas y pobre en carbohidratos. Además de la terapia hormonal sustitutiva en el caso en el que esté indicado, la piel también necesita un cuidado especial.

  1. Una correcta higiene utilizando jabones líquidos no irritantes que no alteren la barrera hidrolipídica es imprescindible.
  2. Cremas ricas en ácido retinoico, hialurónico, alfahidroxiácidos, ferúlico y vitamina C han demostrado su eficacia.

Existen números tratamientos en consulta para mejorar la piel y retrasar el envejecimiento como inyecciones de ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, peelings químicos o tratamientos con láser también ofrecen resultados excelentes. En cuanto a las terapias para controlar la Alopecia existen tratamientos médicos y quirúrgicos con muy buena respuesta .

Nuestro equipo de Dermatología puede aportar recomendaciones útiles para mejorar la calidad de vida de la mujer en esta etapa tan importante de su vida. Podemos asesorarte para combatir sus efectos, no dudes en consultarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2013 Cirugía Vistahermosa.