Noticia

27 Ago

Fotoprotección solar infantil: qué, cómo y cuándo utilizarla

Dra. Inés Escandell González – Dermatología Vistahermosa

La radiación solar tiene importantes efectos perjudiciales para nuestra salud, a corto plazo (como por ejemplo las quemaduras solares), y especialmente a largo plazo, aumentando el riesgo de cáncer cutáneo además de producir envejecimiento de la piel y favorecer la aparición de lesiones inestéticas como manchas o queratosis.

¿Por qué es tan importante empezar a proteger desde el principio?

El 80% de los cánceres cutáneos que se desarrollan en la edad adulta se producen por la radiación recibida en la infancia y de hecho, las quemaduras solares en los primeros años de vida se asocian a un mayor riesgo de melanoma.

Estos motivos son más que suficientes para proteger del sol de forma adecuada a los más pequeños.

¿Cómo proteger a los niños de la radiación solar?

Existen muchas herramientas para protegernos del sol, y el uso de fotoprotector es solo una de ellas.

Lo primero que debemos hacer es evitar las horas de máximo riesgo y para eso es ideal que las actividades al aire libre se realicen antes de las 11 de la mañana o después de las 6 de la tarde en verano.

Además, es fundamental buscar sitios con sombra para no realizar una exposición continua durante periodos prolongados. El uso de ropa, sombreros y gafas de sol es otro pilar fundamental para la protección y que debemos usar a diario con los más pequeños. Es un método muy seguro y de bajo coste que no debemos olvidar.

En el último escalón tenemos los protectores solares tópicos o fotoprotectores, que debemos utilizar en aquellas zonas que no podamos cubrir con prendas de vestir en los momentos de exposición solar prolongada.

¿Qué debemos saber antes de utilizar un protector solar en niños?

Es importante recordar que los niños menores de seis meses no deben exponerse a la luz solar directa ni se debe utilizar fotoprotector en menores de esta edad.

En niños mayores de seis meses es fundamental mantener los comportamientos mencionados previamente (horarios, sombra y prendas de vestir) y utilizar fotoprotectores aptos para niños en las zonas que van a estar expuestas al sol. La crema solar se debe reaplicar cada 2h o después de periodos de baño y secado o sudoración excesiva, ya que en estos casos el fotoprotector se va eliminando de forma rápida de la superficie cutánea.

Si los niños padecen atopia o piel seca es importante buscar productos específicos “para pieles atópicas”, “para pieles sensibles” o “sin perfumes” para evitar irritaciones en la medida de lo posible.

Sin embargo, lo ideal es acudir al dermatólogo si el niño padece una patología de la piel como dermatitis atópica para un consejo personalizado sobre el fotoprotector más adecuado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2013 Cirugía Vistahermosa.

La Clínica HLA Vistahermosa certifica sus protocolos covid-19. Más información y novedades sobre actividad